viernes, 16 de enero de 2009

Cafayate

Cada vez se ven menos en los techos de los edificios de barrios como el mío a esas chimeneas alargadas con sus tapas cónicas en la cabeza, que las recubren como el sombrero de un mandarín. Debe ser por eso, que el aire en las casas de las personas que hoy en día deciden alquilar un departamento a estrenar, no se renueva. Viven respirando viejas expiraciones de sus narices y terminan aspirando a poco, o lo que es peor aspiran a lo viejo nada más.





Casa de Mataderos, en la calle Cafayate: Yo vivia ahi hace 18 años

4 comentarios:

val dijo...

jajaaja naa pero si me gustan puede ser que algo me salio que se yo hasta ahora no lo pense asi...

mmm quiero mis $46...jaja

Daiana dijo...

A mi me gustan esas casa que tiene olor a hogar, no se como describirlo. Es como una mezcla de madera y calidez.

rayuela dijo...

Muy bueno lo tuyo. Pensamos igual.Viste...empezamos a coincidir...
Te dejo un beso.

Daniela dijo...

Un poco de nostálgia,no? :)

Yo siempre quise vivir en una casa con chimenea,es un detalle rústico que me hace pensar en un lugar acogedor y hogareño....
Algún día,cuando tenga mi propia casa,va a tener chimenea,aunque sea de adorno.... :D