lunes, 11 de mayo de 2009

Instrucciones para pintar un buen cuadro

Para sacar a relucir las virtudes artísticas que usted ha adiestrado durante años en la escuela de artes plásticas, debe cumplir con unos simples requerimientos que pasaré a detallarles ahora mismo.
Hago la salvedad de que para conseguir hacerse con una pieza elogiada por expertos tasadores de obras, en las más selectas galerías de pintura, tendrá que manejar las técnicas básicas del dibujo, sin la necesidad de ser un gran dibujante, basta con que sepa formar colores en la paleta, y maniobrar sin mayores disgustos la extensa gama de pinceles acordes a su creación.
El primer paso a sortear antes de sentarse frente al lienzo, es localizar a una mujer hermosa. No se confunda, el mejor cuadro del mundo no necesariamente debe retratar la figura o los rasgos angelicales de una dama, la mujer que usted debe localizar es aquella de la cual pasará a enamorarse. Es así de sencillo, por eso mi recomendación hace referencia a una que cumpla el requerimiento de ser bella, solo para acortar distancias de tiempo. Es mucho más fácil enamorarse de una mujer hermosa que de una no agraciada, piense que el cuadro que logrará le traerá mucho dinero, dinero que le empezará a hacer falta si usted demora mucho tiempo en dar con esa mujer, recuerde que los pintores siempre tienen problemas con deudas de alquileres atrasados de su respectiva locación. Una vez que de con ella deberá sortear la no menos difícil tarea de enamorarla, no olvide nunca que el tiempo le juega en contra, para el caso es bueno que se presente agradable, con una marcada elegancia (La flor en el ojal es un cliché que ha pasado a mejor vida, no cometa el error de llevarla consigo), perfumado, y con una plena seguridad de sus deseos y expectativas. Las mujeres huyen de los individuos inseguros, valiéndose de esta certeza, explote al máximo su postura bohemia ante la vida, la imagen de incomprendido social, de artista con una mirada melancólica, que sabe apreciar la bellaza de las nimiedades más inverosímiles. Como último consejo para desenvolverse ante este importantísimo ítem, que será el factor ineludible para alcanzar su obra maestra, deje entrever que usted no posee un mayor interés en ella y que su acercamiento se ha dado por una simple razón circunstancial (No abuse de esa arma, ya que el tiempo avanza inexorable alejando el día de paga en la subasta, cada vez mas), las mujeres que intuyen una necesidad en el hombre, perderán de manera rotunda el interés. De complicarse la tarea, anúnciele que se aproximan a sus días una realidad regada de billetes, que aceptará gustoso de compartir (No se asuste, porque dije lo de compartir, para cuando se haga con el cobro de dicha fortuna, ella no será de mayor interés para este procedimiento).
Cumplido con el primer paso, iniciará la segunda parte de ésta estrategia, quizás un poco más fácil que lo hecho de manera anterior. Luego de vivir un presente de ensueño, en la que ya se han asentados los gustos en común entre los dos, habiendo compartido momentos, lugares, cumpleaños de tíos en localidades alejadas del conurbano bonaerense, realizado extensas mateadas en la costanera, y reuniones matinales, sábado por medio, en supermercados enormes, destinadas a recorrer largas góndolas de productos para salir con multitudes de bolsas cargadas de provisiones. En fin, una vez alcanzada la felicidad que soslaya a la consolidación de una pareja estable, deberá dar por terminada a la relación. Puede ser que en la descripción anterior, he llegado al punto del aburrimiento total entre ambos protagonistas, para lograr una mayor eficacia en su accionar, el rompimiento quizás deba darse antes de cumplir con las especificaciones dadas últimamente, lo mejor es acabar con la relación en el momento máximo del amor.
Para que el distanciamiento se produzca en buenos términos, finja un viaje imposible de postergar, a lugares inaccesibles, recomiendo Laos, Djiboutí, o Fray Bentos, que esta cerca y lo alejan los puentes cortados por ambientalistas furiosos solamente, como buenas opciones para mencionarle a la mujer despechada.
Aclaro que usted también sufrirá el alejamiento de su amada mujer, pero de esta manera conseguirá guardar el recuerdo de un amor puro e inmenso, en donde no existió la oportunidad de toparse con cualquier desengaño. Le advierto que causará un poco de malestar estomacal esa ausencia los primeros días, pero es necesario realizarlo de ésta manera para que en su memoria solo exista el amor real, sin que halla sido empañado por la tristeza de cualquier circunstancia que echara por tierra esa elección de vida en común. De ahora en más vivirá con la alegría de saber que hay un amor inmenso que espera por usted, y que solamente ha sido truncado por un factor ajeno a los dos.
Y ahora viene la tarea más sencilla, disponerse unas cuantas horas delante del lienzo y dejarse llevar por los nobles sentimientos dueños de su memoria, que irán lanzando imágenes a su retina, que como buen artista sabrá decodificar a la perfección, si es que ha prestado atención aunque sea por una vez al maestro Garaicochea durante la asiduidad con la que ha asistido a sus clases.
El cuadro perfecto está a pocos pasos de darse a conocer, basta que coloque los colores adecuados a la hora que se le abalancen los estigmas de esa truncada historia amorosa. Elija las tonalidades claras o pastel, cuando invadan a su mente imágenes de aquel simple beso de despedida, beso como cualquier otro, con la diferencia de que ambos lo sabían como final. Cuantas veces uno ha dado un último beso sin saber que no existiría otro después, fueron muchas las veces que me tocó despedirme de manera indiscreta y mundana, sin saber que luego de ese saludo no habría ningún otro. De haberlo sabido me pregunto como habría sido aquel beso, o quizás habría tomado la precaución de guardarlo en un lugar más importante en mis recuerdos, pues usted no correrá con esa suerte, porque ha tenido la dicha de programar esa partida que la supo como única, desde un principio. Es probable que sienta una ligera desdicha en ocasiones posteriores, al imaginar como sería su vida junto a ese abandonado amor, de no haber elegido ser millonario pintando esta obra. En ese momento solo dirija sus pinceles a los colores oscuros y fríos, acentué las sombras o marque la profundidades de los pliegues de las posibles caídas dadas en telas de las vestimentas, que de seguro habrá elegido holgadas, para los personajes retratados.
Verá lo sencillo que le resultará llevar adelante su obra, si es un hombre razonable y ha sabido respetar las especificaciones dadas por este servidor, de ahora en más solo piense en que gastar todo su dinero. Yo me pregunto, por que sabiendo de mis recomendaciones hay pintores que son tan desdichados en su carácter monetario.

8 comentarios:

Paula Daiana dijo...

Aclaro que usted también sufrirá el alejamiento de su amada mujer, pero de esta manera conseguirá guardar el recuerdo de un amor puro e inmenso... me encató el cuento. Impecable!
Buena semana!
Besos
Pau

sOl dijo...

esa foto de swin con fuego me recuerda a una foto de unas amigas
del suur sur sur


mmmm si. los gatos, los limones, las frambuesas
y los té!!
yo tambien cuando viva sola tendré mil gatos,
que trepen por el árbol de limón
y corran por el parque
rodeado de maripositasss
wiiii

pintar pintar, quiero empezar a pintar PERO YA!


un besooooo Diegooo:)

E m e dijo...

Para mañana necesito un cuadro terminado,que ni empece.Dudo tener el tiempo para seguir las instrucciones al pie de la letra...

Y el palíndromo ME ENCANTÓ (si,en mayúsculas)

Enrique Perez dijo...

....cuando en medio de un dibujo o pintura se te acaban las ideas es mejor dejarlo reposar un rato hasta que se te ocurra algo,

Salud!

luciérnaga dijo...

hola, yo seré algo tonta (sí) pero no entiendo cómo es que reciiiién creé este blog y ya tengo un comentario de una persona (léase vos) si ni siquiera divulgué esta dirección, con lo que me costó crear una entrada (es mentira, pero la exageración haría de esta historia algo mejor) ahora encima tengo que entender estos misterios...

bueno,la foto principal es lo suficientemente invitadora como para que yo vuelva a este espacio, a chusmear (como corresponde) chusmear.
besos

Enriqueta dijo...

Me causó cierta tristeza. Un cuento bien escrito siempre provoca sensaciones encontradas en el lector.

☀Pau☀ dijo...

Diego de los Besugos:
¡¡¡Estás nominado!!! (cuando andes por mi blog te vas a enterar mejor)

sOl dijo...

no las compres, no compres nada
yo te lo regalo
con una sonrisa multicolor musical de musas para vos

mi nombre acude a algo mas brilloso que la soledad oscura, a veces es hermosa...segun como lo tomemos, no?

me llamaron sol
y ahora siento estar brillando
mas que otras veces durante mi vida


:)

un beso Diegoooououoo!