martes, 9 de junio de 2009

El peso del engaño

Es inevitable toparse alguna vez, con la falsedad innata del género humano, con esos espejismos de arena y viento, que se desvanecen a cortos pasos de nuestras bocas sedientas.
Pero no hay desdicha mayor, que vivir la desilusión del disfrute eterno, en la imagen de un glorioso Flan, que reverbera con su dorado flotante, sobre la espesa laguna de caramelo del plato.
Sumergir la cuchara en la providenciada fiesta de agria dulzura expectante, para luego extinguir el fantasma de un exquisito postre, mediante la alarma del paladar, que nos advierte que aquello desasiéndose en nuestras fauces, no es otra cosa, mas que la porquería de un “Budín de Pan”. Un ladrillo de miga mojada, que solo remite al sabor de la vejez de un miñoncito, cuya escueta forma dada por el amasado en harina, ha sido olvidada hace varias semanas en la alacena de una cocina, y hoy resucita con el disfraz de un postre casero nacional. Trasgredida la imagen y ya roto el ensueño, venimos a enterarnos de la existencia de diversos y falsos flanes que se repiten en demás ordenes de la vida.
Y es así como cualquier día, y dentro de cualquier cocina del gran Buenos Aires, a uno le pisotean sus ilusiones.

5 comentarios:

Ivi * dijo...

Es como pedir mousse de chocolate, que te digan que es casero y cuando le entras con toda la furia con la cuchara te das cuenta que es de cajita... Los queres matar

☀Pau☀ dijo...

Más cuidado!!! Antes de hablar del budin de pan te cepillas los dientes y te persignás tres veces!!!
¿Alguna vez lo comiste caliente con salsa de whisky?
Hay un pub irlandés por mi casa donde lo sirven y te aseguro que es un manjar afrodisíaco

Paula Daiana dijo...

A veces también somos nosotros los que nos generamos más expectativas de lo que la gente puede dar y un día nos desilusionamos o quizás cuando verdaderamente nos desencantamos es cuando descrubrimos que se escondían detrás de un disfraz o una máscara que no nos permitía ver quiénes eran.



Besos
Pau

Clara dijo...

A mi me las pisotearon en un auto.

E m e dijo...

"un ladrillo de miga mojada"
Lejos,la mejor definición del budín de pan.